Los expertos y los medios de comunicación lo repiten sin cesar: practicar deporte con regularidad es muy importante para nuestra salud y bienestar. Pero… ¿cuáles son realmente los beneficios del ejercicio físico? Descubre todo lo que el deporte te puede aportar y deja atrás la vida sedentaria, tu vida personal y laboral se verán muy beneficiadas.

  1. Adiós al estrés

No importa lo difícil que haya sido el día en los estudios o el trabajo, el deporte es la mejor respuesta al estrés que acumula nuestro cuerpo. Y es que ejercitarse aumenta la concentración de noradrenalina, una sustancia química que ayuda a nuestro cebero a lidiar con el estrés. Con tan sólo un paseo al final del día serás capaz de reducir toda la tensión mental.

  1. Fomenta una alimentación saludable

Cuando haces deporte, tu cuerpo necesita ciertos nutrientes como combustible para aguantar satisfactoriamente la actividad. Así, si llevas una mala alimentación, pronto te darás cuenta de que tu organismo no recibe los nutrientes que necesitas y te sentirás débil y tu rendimiento será cada vez más bajo. Por eso, poco a poco te verás obligado casi sin darte cuenta a llevar una alimentación equilibrada, rica en vitaminas y calorías. Pronto notarás que existe una estrecha relación entre ambas.

  1. Aumenta la seguridad en uno mismo

El deporte te ayuda a sentirte bien, a darte cuenta de que todo esfuerzo tiene su recompensa y a satisfacción de lograrlo es inigualable. Además, si practicas deporte tu cuerpo estará más en forma e inevitablemente te verás mejor y tu autoestima aumentará.

  1. Si es al aire libre, mejor

Hacer deporte al aire tiene muchos más beneficios que hacerlo en un espacio cerrado. El aire fresco y la vitamina D del sol nos ayuda a despejar nuestra mente, limpiar nuestros pulmones y mejorar nuestro estado de ánimo.

 5. Conserva tus capacidades cerebrales

El deterioro cognitivo es inevitable, pero está en nuestra mano ralentizarlo. Si haces deporte y llevas una dieta equilibrada, sobre todo entre los 25 y 45 años, conseguirás producir una serie de químicos en el cerebro que ayudarán a preservar tus capacidades de aprendizaje y memorísticas.

 6. Dulces sueños

Todos sabemos que el ejercicio físico agota mucho más nuestra energía y es más fácil que consigamos conciliar el sueño después de una buena sesión de deporte. Además, dormirás de una forma mucho más profunda y a la mañana siguiente te sentirás totalmente nuevo y lleno de energía.

7. Ayuda a controlar las adicciones

Entre las sustancias químicas que libera nuestro cerebro cuando realizamos deporte, se encuentra también la dopamina, el compuesto que se produce ante situaciones placenteras. Así, cuando se consume alcohol, drogas o se tienen relaciones sexuales, este neurotransmisor es producido en grandes cantidades, lo que lleva a muchas personas a la adicción. Así, realizar deporte resulta muy beneficioso para obtener esta sustancia química sin la necesidad de llevar prácticas poco sanas. Además, las sesiones cortas de ejercicio pueden distraer a quienes tienen problemas de adicción, ayudándolos a moderar la abstinencia.

8. Aumenta la productividad

Dedicar un rato diario a hacer ejercicio físico ayuda a desarrollar nuestra productividad. Así lo demuestran algunos estudios, que afirman que los trabajadores más activos tienen mayor rendimiento en el trabajo, siendo más productivos, eficientes y enérgicos.

9. Dosis de motivación

Lograr pequeños objetivos que nos ponemos a nosotros mismos en el ámbito del deporte aumenta nuestra motivación y nos despierta el deseo de mejorar y superarnos a nosotros mismos. Además, esta sensación de plenitud la trasladamos al resto de ámbitos de nuestra vida.  vida. Además de los beneficios obvios sobre nuestra autoestima cuando nos fijamos pequeñas metas y las alcanzamos.